Seyssinet-Pariset: Odio y diez razones…

Odio y diez razones para culpar a una empresa que promueve y propaga la electricidad y el desastre.

Para lxs anarquistas y otrxs anti-autoritarixs que están obsesionadxs con escribir o no comunicados de prensa. O el hecho de que los ataques pueden ser «reapropiados» por su «sujeto revolucionario» favorito. Dejamos que las personas que lo quieran encuentren sus razones. Para imaginarse a sí mismo como «los autores» de este ataque.

Lo que podemos decir es que nos gusta jugar. Jugando con fuego. Juega un poco con la vida también. Una vida que solo se preocupa por todos esos cables eléctricos. Hilos que nos gustaría cortar siempre que sea posible. No para terminar con un fusible que realmente sopla en nuestras cabezas.

En cualquier caso, nos guste o no a ese horrible de mierda que es Eric Vaillant (vea lo que dijo este actual fiscal de Grenoble sobre el comunicado del incendio de Francia Bleu Isère). Este texto es realmente la «reivindicación» del ataque a los «vehículos» de Enedis. Que tuvo lugar la noche del 12 al 13 de enero de 2020 en Seyssinet-Pariset (cerca de Grenoble).

Si escribimos «vehículos» es guiñarle el ojo al «demonio super furioso». Quien prendió fuego a los del FED.

La ola de búsquedas que afectó a Zreno de Grenoble, Fontaine y a la ZAF de Roybon a fines de noviembre de 2019 nos enojó. Debido a que la gratitud represiva se ha excedido tan generosamente desde los primeros ataques de 2017 (ver las reivindicaciones en Internet). Casi se pensó que había sido olvidado en el horno de la justicia estatal. Tanto es así que una gran cantidad de humo se extendió por «el área de Grenoble» hasta este incendio.

Que los ataques sigan propagándose. Contra todo lo que pretende aportar cada vez más comodidad y libertad material. De hecho, creando restricciones y morbilidad cada vez más existenciales.

Realizando las ideas de mi cabeza.

 

[Traducción: Anarquia.info]

[en français][in italiano][in english]Ελληνικά]

This entry was posted in Español. Bookmark the permalink.